Linea Oeste

Experiencias nuevas y compartida

18/12/2014
Experiencias nuevas y compartida

Como todos  los  años,  la profesora Claudia Buonfiglio prepara alumnos para el concurso musical de la Escuela de Música de Buenos Aires. La misma es la primera institución pública de gestión privada musical de la Argentina y fue fundada en 1986. Ofrece títulos de nivel superior en música, sonido, grabación, producción musical, música electrónica y multimedia, cubriendo todos los aspectos de la actividad musical actual.

El  certamen   posee   distintos espacios de competencia : instrumentación, voz, bandas, de folclore, rock, entre otros. Los ganadores obtienen becas para estudiar en la escuela, premios personales y para su escuela que pueden consistir inclusive en instrumentos.

Han participado los siguientes alumnos/as: Luz Purita, Vera Rua, Karen Albamonte, Jose Luis y Joel Limachi, Florencia Taddeo, Mariana Bernal, Antonella Arias, Ivana Ois, Lucas Robles, Brenda Curia, Yamila Grassi, Violeta Aguirre, Leonel Russo, Brian Piñanez, Nayla Collante, Blen Díáz, Brisa Franco, Diego Gimenez y Esmeralda Alanís.

Todos ganaron en experiencia transitando el trabajo arduo que significa prepararse para un concurso. Pero dos de ellos han sido distinguidos: el primer premio en voz se lo llevó María Luz Purita, cantando en el grupo “Luz y Sombra” las siguientes canciones: “Sin principio ni final” de Abel Pintos y “Memorias de una vieja canción” de Horacio Guaraní que tantos han interpretado, por ejemplo Luciano Pereyra. Aquí no termina la historia porque otro premio ha obtenido Vera Rua Pérez Aquino, el segundo puesto en mejor instrumento, con las interpretaciones de “Desde el alma” y “El Cholo” en flauta traversa. El primero es un vals cuya compositora fue Rosita Melo y cuya letra escribió Homero Manzi y Víctor Piuma Velez.

La historia de “El Choclo” es más que interesante, ya que comienza siendo, según el estudioso Carlos Manus, un tango original, tanto en música como en letra de Angel Villoldo (1869-1919). El choclo del t í tulo se refiere a la mazorca de maíz: como ejemplo damos las dos primeras estrofas:

De un grano nace la planta

que más tarde nos da el choclo

por eso de la garganta

dijo que estaba humilloso.

Y yo como no soy otro

más que un tanguero de fama murmuro con alborozo

está muy de la banana...

Hay choclos que tienen las espigas de oro

que son las que adoro con tierna pasión,

cuando trabajando llenito de abrojos estoy con rastrojos como humilde peón.

Juan Carlos Marambio Catán, ya muerto Villoldo y con autorización de su hermana Irene, a fines del 30 escribió nuevos versos. Dos veces se menciona la palabra ”choclo” pero no refiriéndose a la mazorca de maíz, ya que Irene Villoldo le informó que “El choclo” era un malevo a quien se lo apodaba así por el color de sus cabellos. Posteriormente Juan Carlos Marambio Catán y Enrique Santos Discépolo compusieron sendas letras conservando la música de Villoldo. Esta vez la letra, escrita en 1947  a   pedido   de   Libertad Lamarque,  tampoco hace referencia a la mazorca:

Con este tango que es burlón y compadrito

Se ató dos alas la ambición de mi suburbio

Con este tango nació el tango como un grito

Salió del sórdido barrial buscando el cielo.

Conjuro extraño de un amor hecho cadencia

que abrió caminos sin más ley que su esperanza

mezcla de rabia, de dolor, de fe, de ausencia,

llorando en la inocencia de un ritmo juguetón.

Por tu milagro de notas agoreras,

nacieron sin pensarlo las paicas y las grelas,

luna en los charcos, canyengue en las caderas

y un ansia fiera en la manera de querer…

Siento que tiemblan las baldosas de un bailongo

Y oigo el rezongo de mi pasado Hoy que no tengo

Más a mi madre

Siento que llega en punta de pie para besarme

Cuando tu canto nace al son de un bandoneón.

Carancanfunfa se hizo al mar con tu bandera

y en un pernó mezcló a París con Puente Alsina

fuiste compadre del gavión y de la y hasta comadre del bacán y la

Por vos shusheta, cana, reo y mishiadura,

se hicieron voces al nacer con tu destino

misa de faldas, kerosén, tajo y cuchillo

que  ardió  en  los  conventillos  y ardió en mi corazón

En su versión, Discépolo cita a un personaje llamado Carancanfunfa, que según el Nuevo Diccionario Lunfardo, de José Gobello menciona que, en el lenguaje de los compadritos, “carancanfunfa”, o su apócope “carancanfún”, es el baile del tango con corte y quien lo danza diestramente.

“El choclo” es uno de los tangos más escuchado en todo el mundo, preferencia compartida con “Caminito”, “La cumparsita”, “Adiós muchachos” y “A media luz”.

Dentro del área artística se llevó a cabo  también   el   proyecto de comedia musical cuyos responsables son desde la música la profesora Claudia Buofiglio y desde la plástica Darío Gimenez. Se partió de la proyección y el análisis del film “Frida”. La película narra la historia de la pintora mexicana Frida Kahlo, basada en la biografía de Hayden Herrera, un libreto cinematográfico de Clancy Sigal, Diane Lake, Gregory Nava y Anna Thomas. Está  dirigida  por  Julie  Taymor, quien también dirigió “El rey león”. La protagonista principal es Salma Hayek, nacida y criada en México, como Frida y Alfred Molina como su esposo, el reconocido muralista Diego Rivera, además de Ashley Judd, como la fotógrafa Tina Modotti, Antonio Banderas como el pintor David Siqueiros y Geoffrey Rush, como León Trotsky.

Hayek, también co-productora, luchó por el papel protagónico durante más de una década, ganándole a Jennifer López y Madonna.

El film cuenta la torturada vida de la pintora, casada con el genial muralista Andrés Rivera quien le sugería vestirse con la vestimenta tradicional mexicana con accesorios exóticos. Su vida estuvo signada por el dolor ya que de joven tuvo un accidente que le partió la cadera en tres: “Intente ahogar mis dolores, pero ellos aprendieron a nadar”. También sufría por las infidelidades cometidas por su esposo.

Los alumnos recrearon los autoretratos de Frida los cuales la pintora justificaba por estar mucho sola, y cantaron “La Llorona”, canción popular que es interpretada en el film por la grandiosa cantante costarricense Chavela Vargas, que había desarrollado su carrera en México y fue amiga de Frida Kahlo.

El matrimonio tenía un perfil social, revolucionario, apoyaba la revolución mexicana. Da cuenta de ello una famosa frase de Frida: “A veces prefiero hablar con obreros y albañiles que con esa gente estúpida que se hace llamar gente culta”. También lo demuestra el ofrecimiento de su propia casa al exiliado León Trotsky.

Este año la comedia musical “Compartiendo diferencias” tuvo la colaboración de Celeste Cafiel, quien asesoró en baile, Gabriel Plaza y Gabriel Hinojosa Aguer, en instrumentos, ex alumnos de la escuela.

Participaron en la comedia: Lourdes Rodríguez, Sol Purita, Matías Maderna, Melanie Poma, Belén Díaz, José Limachi, Camila González, Florencia Taddeo, Rocío Lanzillotta,   María   Luz   Purita, Maximiliano Volpe, Brenda Rivarola, Sol Patricia Gonzalez, Brian Piñanez, Leonel Russo, Melanie Altamiranda, Christian Gasparroni, Nayla Collante, Jonathan Souza, Brisa Franco, Lautaro Bravo, Yamila Grassi, Karen Mohamed, Violeta Aguirre Solari, Diego Gimenez. Mas allá de la interpretación de la “La llorona” se cantaron: “Yo soy aquel” de Rafael, “A quien le importa” de Thalía, “Me acuerdo de ti” de Cristina Aguilera, “Zamba para olvidar” de Daniel Toro, excelente compositor y cantor perseguido por la dictadura cívico militar del ´76, perteneciente al movimiento del cancionero popular.

Así se trabaja en el Liceo Nº 8 Esteban Echeverría, una humilde pero enorme escuela pública  de Mataderos. Gracias a la conducción y la comunidad toda, docentes, auxiliares, administrativos, en especial a nuestros alumnos/as ya que sin ellos estas experiencias no serían posibles.

Prof.  Myriam AlejandraInsaurralde


Publicidad

  • Av. Rivadavia 10950
    4641-7000
Es el Visitante N°: 56562

Contáctenos

Correo electrónicos:

lineaoeste@yahoo.com.ar

Redes Sociales

Síguenos en: