Linea Oeste

Divina Tuberculosis

20/09/2014
Divina Tuberculosis

Como venimos haciendo desde hace ya varias ediciones, publicamos otro capítulo del  libro Divina Tuberculosis, de Elsa Rossi Raccio escritora vecina del barrio de Liniers.

Amedeo Modigliani

Amedeo Modigliani nació en Livorno el 12 de julio de 1884. Ya desde muy joven padecía de fiebre tifoidea y a los 16 años desarrolló una tuberculosis complicándose poco a poco, hasta que la muerte lo encontró a los 36 años. Así dicho ligeramente parece algo común a la época en que vivía, mas es digno de mencionar resumidamente lo que pasó en su vida, la cual vivió una historia de amor realmente apasionante.

Debido a su precaria salud no había podido  prestar  su  servicio  en  la Guerra,   tampoco   había   podido t erminar sus estudios. Al muchacho se lo veía débil y melancólico, su madre que era una persona culta y con ideas vanguardistas, trataba de animarlo para que siga con sus inclinaciones hacia la pintura y la escultura. Después de una lesión pulmonar su madre lo llevó a Italia para su recuperación.

Era muy joven cuando partió hacia París, teniendo allí la ocasión de tomar clases en la famosa Academia Colarossi.. Para esa época todos los artistas, poetas y bohemios frecuentaban los barrios de Montparnasse y de Montmartre, ahí daban rienda suelta experimentando la evolución y revolución de nuevos estilos jamás pensados. A la par de estas experiencias lamentablemente debemos señalar que, todos ellos, para evadirse de la realidad, penetraban en el mundo de los tóxicos, alcoholes, y diferentes tipos de drogas. De esta forma accedían a decir o a hacer cosas que estando lúcidos no se hubieran animado.

Entre los turistas y famosos que pasaban por el lugar se encontraban Jean Cocteau , Guillaume Apolinaire, Van Dongen y tantos otros a los cuales Amedeo había retratado. Este joven italiano llamaba la atención por su belleza, era atractivo y elegante, vestía con trajes en terciopelo y usaba foulard rojo en su cuello. Era poseedor de tanta belleza que llegó a alcanzar mucha fama entre las mujeres, todas querían posar para él, niñas estudiantes, artistas y famosas de la alta sociedad.

Es en este ambiente que conoció a Jeanne Hebutème, una joven de familia burguesa que estudiaba pintura también en la Academia Colarossi. Fue conocerse y quedar prendidos uno al otro. Ella quedó fascinada por el atractivo masculino de Modigliani y sobre todo estaba impactada por el genio del artista, su obra era diferente a todas. Amedeo tenía sus propios criterios, su propio ímpetu creador, no se dejaba llevar por ninguno de aquellos movimientos vanguardistas de la época. A pesar de que en general no gustó pues no tenía muchos seguidores, él se sentía el único.

Modi (como lo llamaban familiarmente) quedó prendado de esta niña por su inocencia, por su frescura, por su espontaneidad casi adolescente, de grandes ojos azules y rojiza cabellera. La encontraba diferente a todas las mujeres que había tenido hasta ese momento.

Tanto era así, que desde ese instante sabía que iba a ser su compañera inseparable, su amante, su amiga, su consejera…

Jeanne Hebutème había nacido el 6 de abril de 1898. Sus padres se opusieron a la relación con Modigliani debido a su fama de mujeriego, pero ella fiel a sus instintos, supo en todo momento que quería compartir su vida con ese hombre. Y aquí es donde surge esta historia de amor que va a tronchar la carrera de ella, pues tenía un talento especial y una sensibilidad notable como pintora.

Su amor incondicional la llevó apermanecer al lado de Modi pasando  miserias, penurias y s in sabores. Ella llegó a convencerlo de que su genialidad no necesitaba del alcohol. Jeanne lo apoyó en todo mometo.

Tuvieron una hija en 1918 en Niza, donde se habían trasladado a causa de la enfermedad de Amedeo. La pareja ya vivía en la más absoluta pobreza. Al poco tiempo queda Jeanne nuevamente embarazada, ella permanece siempre a su lado viendo como se ahoga con su tos y sus esputos sanguinolentos. Cuando estaba casi de nueve meses vuelven a París los dos desfalleciendo, sin probar bocado. Fueron encontrados por un amigo. Luego un médico diagnostica meningitis tuberculosa y ya nada se pudo hacer, muere en un hospital donde había sido trasladado.

Después de la muerte de Modi, Jeanne fue llevada a su casa paterna y a los dos días, mientras su familia discutía por el futuro de sus dos hijos , Jeanne se tira por la ventana de su antiguo dormitorio muriendo a consecuencia de la caída.

Amedeo Modigliani tuvo un entierro   espectacular   al   que asistieron amigos, admiradores, poetas, que acompañaron al cortejo fúnebre por las calles de París. Fue enterrado entre loas y alabanzas en el cementerio de Père Lachaise.

Jeanne tuvo un discreto funeral. A los diez años de su muerte, un hermano de Amedeo convence a los padres de Jeanne para que trasladen su cuerpo al lado del de Modigliani para que pudieran permanecer juntos.


Publicidad

  • Av. Rivadavia 10950
    4641-7000
Es el Visitante N°: 51129

Contáctenos

Correo electrónicos:

lineaoeste@yahoo.com.ar

Redes Sociales

Síguenos en: