Linea Oeste

Quejas y denuncias ante la falta de seguridad provocada por el cierre de comisarias

22/10/2018
Quejas y denuncias ante la falta de seguridad provocada por el cierre de comisarias

Los barrios de Liniers y Villa Soldati lo sufrimos en carne propia pero en toda la ciudad la reorganización de la Policía de la Ciudad condujo al cierre de comisarías antes de que entren en funcionamiento las nuevas. Ante esto, los vecinos de distintos barrios porteños se quejan porque no hay dónde poner denuncias de delitos, e inclusivehay quienes hablan de la existencia de “zonas liberadas”.

Así, el nuevo plan de seguridad anunciado con bombos y platillos por el Gobierno de la Ciudad, cuya instrumentación comenzó hace unos pocos meses, hasta el momento solamenteconsistió en el desmantelamientode seccionales, dando lugar a la aparición en diferentes barrios de las temidas “zonas liberadas”. Existe preocupación –y con razón- entre los vecinos,ya que se incrementaron tanto las “entraderas”como las “salideras”, además de los atracos en la vía pública, incluso a plena luz del día; lo que se ve agravado por el hecho de que ahora no hay dónde efectuar las correspondientes denuncias. Ahora bien: al no haber denuncias, el índice oficial de delitos disminuye, lo que da lugar a que el oficialismo siga mostrándonos cifras ajenas a la realidad con que los vecinos tienen que enfrentarse cotidianamente.

El Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires anunció oportunamente que a partir del mes de julio comenzaría a ser implementado el nuevo sistema de comisarías de la policía porteña, con cuyo esquema se preveía mejorar en infraestructura mediante lapuesta en funcionamiento de nuevas comisarías. El plan, consistente en dejar de lado las 54 seccionales heredadas de la Policía Federal, reduciéndolas a solamente 43 comisarías (28 vecinales y 15 comunales), hasta el momento sólo ha dejado como resultado un alarmante incremento de la inseguridad, siendo Liniers uno de los barrios más afectado.

De acuerdo al anuncio oficial, la finalidad del nuevo plan de seguridad es hacer más eficaces los mecanismos de respuesta ante los hechos delictivos. No obstante, según lo manifestado por especialistas en la materia y a juzgar por la propia experiencia de los habitantes de la Ciudad, lo único que se hecho hasta el momento es cerrar comisarías, creándose así “zonas liberadas”, además de dar lugar a una preocupante falta deorganización, lo que se manifiesta incluso en el accionar de los propios efectivos policiales.

A pesar de esto, el Gobierno de la Ciudadcontinúa destinando considerables sumas al área de seguridad, como se desprende del proyecto de presupuesto para el año 2019, en tanto que se sigue ajustando en educación y salud pública. Así, se prevé destinar 4100 millones de pesos al área de seguridad, entre los que se incluyen 1463 para la construcción de las nuevas comisarías; es decir, 283 millones más de lo destinado a establecimientos educativos.

Según manifestó Lisandro Teszkiewicz, miembro de Abogados por la Justicia Social (AJuS),“como casi todas las políticas públicas del gobierno de Rodríguez Larreta, se tiende a un esquema de centralización; entonces, en vez de distribuir las decisiones en 54 comisarías en el territorio, las van a concentrar en 15 precintos comisionados”. Se trata de un modelo tomado de las policías de Estados Unidos, consistente en edificios que albergan en su interior tanto una comisaría como un sector para detenidos. De acuerdo a Teszkiewicz, en cada uno de ellos “va a haber un comisionado de la Policía de la Ciudad, que va a ser el que tome la decisión para toda la Comuna”.

Por su parte, Valentina Novick, quien pertenece al Observatorio Contra la Inseguridad y la Violencia Institucional de la Ciudad de Buenos Aires (OCIVI), manifestó que para dar inicio a la instrumentaciónde las modificaciones, “primero deberían haber garantizado los edificios de las policías comunales”, agregando que, actualmente, “hay varias que están funcionando donde funciona otra comisaría barrial. Hay edificios de comisarías comunales que están en licitación, y que se van a terminar el año que viene o en 2020 y sin adaptar la infraestructura hicieron de un día para el otro esta readecuación territorial”.

En 2016 fue votada la Ley 5688 de Seguridad Integral, a través de la cual fue creada la Policía de la Ciudad. Dicha Ley, que contempla la reorganización y/o readecuación de las comisarías de acuerdo a la circunscripción de las Comunas, responde a lo oportunamente establecido en la propia Constitución de la Ciudad. Según Novick, se trata de un mandato de acuerdo al cual “todas las jurisdicciones tienen que adecuarse a la jurisdicción de comunas. Así debería ser también para los distritos escolares, para las áreas programáticas de los hospitales, cosa que no pasa”, a lo que agregó que “en la ley de Seguridad Integral se recoge este mandato constitucional y el gobierno de la ciudad decide hacerlo a partir del 1º de julio de un día para el otro. Algo que es correcto y a lo que habría que apuntar pero está mal implementado porque debería ser al revés”.

Lo más llamativo de caso radica en que no se trabajó en un plan de prevención y difusión adecuado, por lo que multitud de vecinos de la Ciudad se encontraron con las comisarías de sus barrios cerradas cuando precisaban acudir a éstascon la intención de denunciar un hecho delictivo. Así sucedió y sigue sucediendo, por ejemplo, en el barrio porteño de Floresta, donde fueron cerradasnada menos que tres comisarías.

 

Redacción Línea Oeste 


 
 
 

Publicidad

  • Av. Rivadavia 10950
    4641-7000
Es el Visitante N°: 38955

Staff LINEA OESTE

Directora Propietaria: Nora B. Mestre

Diseño Diagramación Ed. Impresa: Daniel Klodi

Colaboradores: Lara Varela

Registro Prop. Int: 5299445

 

Contáctenos

Correo electrónicos:

lineaoeste@yahoo.com.ar

Dirección:

Pasaje el Trébol 6947 Cap. Fed. (1408)

Teléfonos:

4641-0997

Redes Sociales

Síguenos en: