Linea Oeste

3 de Febrero de 1813 - Combate de San Lorenzo

18/02/2015
3 de Febrero de 1813 - Combate de San Lorenzo

“El clarín estridente sonó y a la voz del Gran Jefe a la carga ordenó”

Iba a ser el bautismo de fuego para la fuerza creada por San Martín apenas llegado a Buenos Aires: el Regimiento de Granaderos. Aquel Jefe de tropas criollas debía hacer f rente a los realistas que continuamente acechaban y amenazaban al gobierno patrio, con la esperanza de retornar estas tierras para la corona española. En este caso, era una avanzada realista que pretendía penetrar al territorio a través de las barrancas del Paraná, en la provincia de Santa Fe. Con siete barcos estacionados frente al convento de San Lorenzo, esperaban e l momento de desembarcar, establecer una cabeza de playa y desde ahí avanzar. Los patriotas, bajo el mando de San Martín, habían rodeado el convento ocultandose, penetraron y ocuparon estratégicamente el edificio que con sus ventanas y puertas cerradas, daba la impresión de haber sido abandonado precipitadamente por os frailes.

La verdad es que el convento hizo las veces de Caballo de Troya para nuestros soldados, que lo ocuparon en su totalidad a la espera del combate. Desde el río, mirando hacia arriba por la alta barranca.... no había nada, solo desolación y silencio.

Al  despuntar el día, ya se e ncontraba San Martín , acompañado por algunos oficiales en el campanario del convento y desde allí, trató de darse cuenta de la fuerza y movimiento del enemigo. Desembarcaban los españoles y embarcaban en botes que bajaban de los siete barcos que componían su escuadrilla. Al pie de la barranca se preparaban para subir la larga y tortuosa senda, única comunicación entre el convento y el río. Los patriotas los esperaban y cuando el enemigo apareció   los   soldados   criollos tomaron sus respectivos puestos en el patio del convento; cada escuadrón se ubicó en los lugares asignados.

Los españoles trepaban penosamente la alta barranca, tambores y banderas, redoble y flamear. Cuando estaban en lo alto formados para el ataque fue que sonó la primera descarga patriota sobre ellos, nuestras fuerzas los flanquearon y a fuerza de sables y valor los redujeron rápidamente. Fue un desbande generalizado entre los invasores, muchos de los cuales se arrojaban desde los alto de las barrancas, perdiendo la vida en la huida. Los españoles tuvieron cientos de bajas, mientras nuestro Regimiento perdió sólo ocho hombres.

San Martín puso en práctica los conocimientos qdquiridos en España durante la lucha contra Napoleón Bonaparte que sostenía la península. Estrategia, cuidado de sus hombres, sagacidad, valor y un gran patriotismo puesto al servicio del país naciente, abrían un futuro de gloria para el General San Martín, que sería en pocos años, el Libertador de Argnetina, Chile y Perú.

Lic. Yolanda Leiva


Publicidad

  • Av. Rivadavia 10950
    4641-7000
Es el Visitante N°: 20076

Contáctenos

Correo electrónicos:

lineaoeste@yahoo.com.ar

Redes Sociales

Síguenos en: