Linea Oeste

Alegre mascarita que me gritas al pasar

18/10/2015
Alegre mascarita que me gritas al pasar

Nuestra gran creación musical el tango, remite en más de una oportunidad al carnaval, como fiesta popular, donde se mezclan distintas tradiciones. En esta oportunidad se trata de la enigmática máscara. La careta es utilizada desde tiempos inmemorables, para ocultar el rostro, disfrazarlo y representar otro personaje, animal, o en celebraciones de tipo religiosa y funciones teatrales. El vocablo máscara viene del francés, masque o del italiano, maschera, o en español másquera. Seguramente en nuestra cultura provino del árabe, maskharah que significa hombre con una máscara, bufón.

La máscara es una representación cargada de intenciones y simbolismos que forman parte del inconsciente colectivo representando temores y aspiraciones ocultas de una sociedad.   Pueden   ser mágicas, enigmáticas, utilizarse en danzas, en  festividades, en el carnaval como lo muestra nuestro tango. Las hay  completas o semicompletas que cubren todo o parte del rostro. Desde siempre el ser humanos ha optado por utilizar maquillajes. Ya en la prehistoria las pinturas rupestres dan cuenta de que las mujeres y grupos de cazadores utilizaban pintarse el rostro y partes de su cuerpo. Muchos de estos cosméticos se utilizaban para distinguirse de una tribu a la otra, o en ocasiones ceremoniales especiales o de iniciación. Los romanos eran tan afectos al maquillaje, preservaban fórmulas de ungüentos y aceites, que en principio se creyó que la palabra cosmético derivaba de Cosmis, apellido de un gran comerciante que se dedicaba a este rubro. Con el tiempo se descubrió que la palabra cosméticos ya era utilizada entre los griegos que inventaron el concepto de lo estético, y que dicho vocablo significaba “hábil en la decoración”. En el teatro griego se utilizaban las máscaras que cubrían el rostro de los actores. Hasta el día de hoy simbolizan la actividad teatral. En la edad media hubo predisposición al maquillaje, acentuándose su uso, como un recurso que ayudaba a interpretar al personaje.

Combinar pinturas dentro del cuerpo constituye un modo más de comunicación.  Se  puede  ser  un animal, tener otra edad, otro sexo, acentuar un rasgo hasta exagerarlo, deformarlo o diluirlo volviéndolo sutil. Para ello se usan claro- oscuros, modelaje, distintos tonos para dar volumen, señalar, resaltar, esconder, profundizar o reducir ciertas  facciones.   Entonces ya estamos hablando de caracterización. El maquillaje viene a cumplir esa función dando movilidad. Cada color, cada dibujo tiene su significado, su valor. Estos significados no son siempre universales. Cada cultura lo interpreta según sus códigos. El maquillaje es un lenguaje social.

A raíz de estas cuestiones se realiza en el Liceo Nº 8 Esteban Echeverría, un Taller de máscaras y maquillaje teatral, a cargo de la profesora Graciela Buggé. Estas fotografías reflejan los conceptos y técnicas trabajadas en dicho taller. La creatividad puso en juego estas obras. La cuestión lúdica también tuvo un rol importante. El taller sigue en permanente construcción. Una vez más la escuela pública fomenta el aprehender  haciendo. Orgullosa la comunidad mataderense de estas experiencias.

 

Prof.  Myriam Alejandra Insaurralde


Publicidad

  • Av. Rivadavia 10950
    4641-7000
Es el Visitante N°: 20076

Contáctenos

Correo electrónicos:

lineaoeste@yahoo.com.ar

Redes Sociales

Síguenos en: